¿Cómo favorecer el desarrollo social en los niños y niñas?

La importancia del desarrollo socioemocional en la primera infancia

El desarrollo socioemocional incluye la experiencia, la expresión y la gestión de las emociones del niño y la capacidad de establecer relaciones positivas y gratificantes con los demás (Cohen y otros, 2005). Abarca los procesos intra e interpersonales.

Las características principales del desarrollo emocional incluyen la capacidad de identificar y comprender los propios sentimientos, de leer y comprender con precisión los estados emocionales de los demás, de gestionar las emociones fuertes y su expresión de forma constructiva, de regular el propio comportamiento, de desarrollar la empatía hacia los demás y de establecer y mantener relaciones. (Consejo Científico Nacional sobre el Niño en Desarrollo 2004, 2)

Cohen, J., y otros. 2005. Helping Young Children Succeed: Strategies to Promote Early Childhood Social and Emotional Development. Washington, DC: Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales y Zero to Three. (consultado el 7 de diciembre de 2006)

Dunn, J. 1994. «Changing Minds and Changing Relationships», en Children’s Early Understanding of Mind: Origins and Development. Editado por C. Lewis y P. Mitchell. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.

Cómo apoyar el desarrollo emocional en la primera infancia

Durante este periodo, los niños avanzan hacia la adolescencia y las amistades de sus compañeros empiezan a ser muy importantes en su desarrollo social y emocional. Tienen un creciente sentido de la independencia y, con él, una mayor confianza para resolver problemas y, tal vez, asumir riesgos. También empiezan a mostrar una capacidad de autoevaluación y pueden reírse de sí mismos.

Lee más  ¿Cómo se crean los recuerdos en el cerebro?

A esta edad es evidente que los niños son cada vez más independientes y tienen un creciente interés por los amigos. Las amistades sanas son muy importantes para el desarrollo social del niño, pero la presión de los compañeros puede empezar a ser preocupante. Los niños que se sienten bien consigo mismos pueden defenderse de la presión negativa de sus compañeros y tomar mejores decisiones. A medida que aumenta su número de amigos, pueden surgir conflictos sociales. Los padres deben hablar con su hijo sobre sus actividades diarias para estar al tanto de cualquier problema que el niño pueda tener.

Cómo fomentar el desarrollo emocional de los niños

Tanto si eres padre como si eres educador de la primera infancia, aquí encontrarás algunos buenos consejos para apoyar el desarrollo socio-emocional temprano. Si desea una orientación más detallada y estrategias prácticas, consulte los libros a los que se hace referencia al final del post.

Ponerles pequeños retos. Los pequeños retos ayudan a los niños a aprender a seguir intentándolo y a desarrollar la persistencia incluso cuando las tareas son difíciles. Ayude a los niños a practicar el arte de superar la frustración y los contratiempos dándoles pequeños proyectos que pongan a prueba sus habilidades en desarrollo, como subir a la cima de una estructura o dibujar una forma. Los niños se beneficiarán de su estímulo verbal cuando se sientan frustrados: «Puedes hacerlo». «Ya casi lo has conseguido, sigue intentándolo». Mostrar confianza en los niños les ayudará a construir su propia confianza y a aprender a persistir hasta dominar la habilidad.

Utiliza la música para suscitar conversaciones sobre los sentimientos. Los niños necesitan momentos en los que puedan moverse y utilizar los brazos, las piernas y el resto del cuerpo. Ponga música y bailen juntos, utilizando pañuelos o mantas ligeras para agitarlos mientras bailan. Ponga diferentes tipos de música y pregunte a los niños si la música les parece alegre, triste, tonta, loca o temerosa. Habla de cómo os hacen sentir los distintos tipos de música. Anima a los niños a hacer expresiones faciales que demuestren los sentimientos que les produce la música.

Lee más  ¿Qué hay que estudiar para jardín de infancia?

Desarrollo social y emocional en la primera infancia

Sin embargo, para algunos individuos, unirse o llevarse bien con los demás no parece ser algo tan natural. Esto puede deberse a que todavía no han aprendido las habilidades de aprendizaje social y emocional que necesitan para llevarse bien con los demás.

Ser sensibles a las diferencias individuales puede ayudar a los educadores a identificar las oportunidades y habilidades adecuadas para el desarrollo social de cada niño o joven, y a poner en marcha un apoyo específico para que puedan disfrutar de la compañía de los demás.

Para fomentar un desarrollo saludable de las habilidades sociales, los niños y los jóvenes necesitan establecer vínculos sociales con modelos positivos, incluidos los miembros de la familia y los educadores. Por ello, es importante que las relaciones sociales en el hogar, en la escuela y en la comunidad reflejen valores saludables de respeto y cuidado. Los educadores pueden crear una comunidad de aprendizaje acogedora y cálida demostrando respeto, capacidad de escucha y expectativas positivas sobre el comportamiento respetuoso y cariñoso.Aproveche las interacciones cotidianas como oportunidades de aprendizaje